“Mi vida entre las hormigas”, una nueva joya de Ilegales en clave documental

Me llaman raro y hasta inspiro mil temores  / abatido pero erguido no me dejo derrotar. / No me dan miedo los caprichos de la suerte, / la certeza de la muerte o lo que pueda perder. / Y no me asusta la inconstancia de la fama, / mi vida entre las hormigas no me hace bien ni mal.

Este fragmento de la canción de Ilegales Mi vida entre las hormigas más que un simple epítome a propósito de la historia de la icónica banda española, es más bien un sugestivo e insondable perfil de su líder, vocalista, letrista y fundador: Jorge Martínez.

Pero Mi vida entre las hormigas no solo es una canción. También es un documental que, entre otras muchísimas cosas, también pretende demostrar por qué Europa ha muerto y el punk no.

***

Jorge Martínez es un incansable consumidor de la filosofía de Nietzsche y la literatura de Quevedo, colecciona soldaditos de plomo y guitarras eléctricas, es un pertinaz aficionado a las inmersiones marinas y adora las excursiones nocturnas tanto como al whisky.

El personaje que encarna Jorge, desde finales de los setentas, es tan auténtico que abruma: en un mismo genio se concentran el rock and roll, el sexo, la irreverencia y, muy escondidas detrás de todo este lugar común, se hallan una inestimable sensibilidad y una capacidad de sorpresa muy característica de la infancia.

Vale la pena volverlo a decir: Mi vida entre las hormigas es una brillante canción de Ilegales, escrita por Jorge, pero también es un documental sobre Ilegales con el foco iluminando no solo la cabeza pelada de Jorge, sino también su vida entera. Jorge no es que lo sea todo, aunque en últimas, de alguna particular manera, sí lo sea.

***

Noventa y seis minutos de punk-rock: de la historia del género, de su filosofía, de sus filos y distorsiones, de sus aciertos y errores (si es que el punk puede tener aciertos y errores, claro está).

Noventa y seis viajeros minutos impregnados de narcosis, de violencia, provocación y tufo.

Noventa y seis libertinos minutos de un maniático monologo interior llamado Jorge y, como una suerte de bonus track constante, un torrente de anécdotas auspiciadas por la leyenda llamada Ilegales.

***

Quinientos treinta y seis Ilegales, provenientes de todo el mundo, oficiaron como productores del proyecto al aportar económicamente a una velocísima pero justa campaña de crowdfunding.

***

El documental es ofensa para muchos y por eso vida para otros. Es, también, una crónica social y cultural de nuestra época. Además de un espejo político de un país –y un continente- fragmentado y poseído por innumerables crisis, egos y culpas.

La figura de Jorge transmite la impresión de que todo se puede lograr, no con constancia ni esfuerzos ni sacrificios de ningún tipo, sino con ímpetu y frontalidad. Simple: hay que desafiar, ahí está el triunfo.

Nunca hay censura. Cada segundo del film es terriblemente honesto y, al final, todo queda más que claro: la crudeza habita el mundo y, si el rock es la sublimación de esa crudeza, el punk no es otra cosa diferente a la reluciente y demoledora decadencia de esa crudeza. Por eso el himno inmarcesible: ¡Destruye!

***

¡Amiguitos, andar de día, que la noche es mía! Yo soy quien espía los juegos de los niños- dice Jorge, mientras pasa un trago y sonríe cáusticamente.

No ver Mi vida entre las hormigas está permitido, todo bien, pero no escuchar Ilegales es punible. Pasarlos por alto, por ignorancia, disgusto o lo que sea, te convierte directamente en un apostata del punk o, lo que es lo mismo, en una princesa equivocada.

Gio Jaramillo (Bogotá, Colombia)

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: