Roberta Bayley: “Me siento una afortunada por haber sacado la foto del primer disco de los Ramones” (Entrevista)

La foto de portada el primer álbum de Ramones, en la que se los ve posando con una pared de ladrillos de fondo, tal vez sea una de las más icónicas de la historia del rock, sino la más icónica de todas, ya que le da pelea, por ejemplo, a los Beatles cruzando Abbey Road o al bebé nadando en la tapa de Nevermind, de Nirvana. Y no sólo por la imagen en sí [Johnny, Tommy, Joey y Dee Dee siendo ellos mismos pero, a los ojos del mundo, innovando con camperas de cuero y jeans agujerados], sino también por la música que contenía, ya que ese disco cambió para siempre la historia del rock. La autora de la foto fue Roberta Bayley, quien fuera recepcionista del mítico CBGB’s antes de comprarse su Pentax y convertirse en la fotógrafa que documentó los primeros pasos de la banda y del punk. En definitiva, fue quien estuvo en el lugar y el momento indicados para abrir su archivo de fotos ramoneras ante la consulta desesperada Danny Fields, manager de la banda, luego del decepcionante trabajo encargado por Sire Records a Toni Scott.

Durante su estadía en Buenos Aires para mostrar su RAMONES & CBGB’s / Del Caos a la Cultura, en el Centro Cultural Borges, y participar como invitada de la Buenos Aires Photo, Roberta habló con Brandy con Caramelos para recordar su amistad con los Ramones, la banda más adorada en nuestro país, y sus años como participe de una escena punk que estaba naciendo.

-Mucha gente acá ama a los Ramones y por eso todo aquel que haya tenido una vinculación con la banda siempre es bienvenido, ¿estás al tanto de eso?

-Sí, sé que los Ramones fueron muy queridos en Argentina y es por eso que estaba muy entusiasmada por venir con mi exposición. Realmente adoro la conexión que la foto de los Ramones me permitió tener con sus fans de todo el mundo y en Buenos Aires busco conocer nuevos fans de la banda.

-Ya son varios años en que ya no están físicamente los Ramones, ¿los extrañás en tu vida diaria?

-Claro que sí, porque los conocía desde sus primeros ensayos y estuve en sus primeros shows. Yo apenas llegaba desde San Francisco y pude ver todo muy de cerca.

-¿Cómo fue vivir esos años trabajando como recepcionista del CBGB’s y tomando fotos de los comienzos del punk rock?

-Fue muy excitante porque no sabíamos lo que era el punk. Antes no había punk y todo lo que estaba pasando era nuevo, recién se estaba gestando.

-¿Comprar tu cámara fue el primer paso para ser parte de la escena punk que se estaba gestando o ya desde antes te sentías parte de esa escena?

-Yo era parte de esa escena desde un año antes de comprarme la cámara, en noviembre de 1975. La primera banda que vi en vivo fueron los New York Dolls, en el Club 82, y, luego de ese show, un amigo mío organizó una fiesta para la banda y vinieron algunos de los Dolls y otros de los Miamis, la banda telonera. Ahí conocí un montón de gente y cuando mi amigo se fue de viaje me mudé a su departamento, que quedaba a unas pocas cuadras del CBGB’s. Al poco tiempo vi a Patti Smith y a Television, que eran grandiosos, tocando en el Max’s Kansas City. No mucho después me encontré a Richard Hell caminando por la décima y luego comenzamos a salir. Hasta que en una fiesta en el loft de Terry Ork, manager de Television, él me preguntó si yo podía cobrar entradas en la puerta cuando Television tocara en el CBGB’s. Y bueno, ahí conocí a todos los que venían al club. No eran muchos al principio, pero al poco tiempo ya los conocía a todos.

-Dijiste en varias oportunidades que la elección de tu foto para la tapa del primer disco de Ramones fue por accidente, ¿cómo fue realmente?

-El sello había contratado un fotógrafo profesional y no les gustó para nada el trabajo que hizo, entonces desesperadamente me preguntaron si yo tenía fotos de la banda, y de hecho sí tenía varias, ya que les había hecho varias sesiones para la Punk Magazine. Eligieron un par y me dijeron “acá tenés 125 dólares, tómalo o déjalo”.

-¿Cómo lograste esa instantánea que hoy es conocida en todo el mundo?

-Fue lograda, como toda foto, gracias a una mezcla de visión y suerte. La simpleza y la simetría de la imagen es un factor clave. Tommy está parado y estirado en una especie de escaloncito mientras Joey está un poco agachado. No les indiqué cómo debían posar, fue muy natural y casual. No les gustaban las sesiones de fotos, pero estaban relajados porque en principio eran fotos para la revista y no para una tapa de disco.

-¿Sos consciente de que tu foto es una de las más icónicas de la historia del rock?

-¡Todos los días me siento una afortunada por haber sacado la foto de la tapa del primer disco de los Ramones! Y soy muy consciente de lo icónica que es esa imagen. Estuvo en el Top 100 de la Rolling Stone, en el libro Taschen de las 1000 tapas de discos y fue usada en todas las revistas del mundo, en remeras, camperas, tazas y posters. Y espero que se convierta en una estampilla próximamente. Si la foto de Bob Gruen de John Lennon va a convertirse en estampilla, la de Ramones no se debería demorar demasiado…

-¿Y cuántas copias del disco tenés hoy en día?

-Tengo dos, una que me regalaron ellos mismos y guardo con mucho orgullo y otra que salió en una edición de lujo por el 40 aniversario.

-¿Por qué, en vida, los Ramones no fueron la banda más grande del planeta?

-Porque Estados Unidos es un país muy grande, no como Inglaterra o Francia, y para convertirte en alguien en los Estados Unidos tenés que sonar en la radio. Y además, todo el mundo tenía miedo de todo lo que fuera punk. Por esa y otras razones no pudieron ser masivos y reconocidos.

-Los Ramones surgieron definitivamente en una Nueva York muy distinta a la de estos días ¿Qué le pasó a la escena rockera de la ciudad?

-Lo que pasó es que en Nueva York ya casi no quedan lugares para tocar como sí los había en los setentas, cuando estaban el CBGB’s, el Max Kansas City o el Club 82. Eran años en que en la ciudad había mucha actividad rockera, de hecho, además de lo que presencié de la escena punk, ahí también vi tres veces a los Beatles, cinco a los Rolling Stones…

-¡Confirmás que fuiste muy afortunada!

-¡Sí, muy afortunada! pero ahora la verdad es que ya no salgo mucho. Me gusta sacar a pasear a mi perro y eso es todo.

Alejandro Panfil

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: