Against Me!: serás quien quieras ser [review]

Sobre el diminuto escenario del Uniclub está Laura Jane Grace, valiente cantante y guitarrista que está a punto de cumplir 38 años. La banda nunca llegó a venir al país cuando Laura era Tom Gabel, el esposo de Heather y el papá de la pequeña Evelyn. Aunque aquí, casi caprichosamente, todo suele llegar tarde, da la sensación de que Against Me!, con un antes y un después bien marcado a fuego, vino cuando tenía que venir.

No fue fácil para Laura Jane emprender el proceso transgénero. Aun apellidándose Gabel, durante una entrevista en Rolling Stone en mayo de 2012, admitió que el empoderamiento lo adquirió recién cuando supo la historia de una de sus más antiguas seguidoras, January Hunt, quien cuando tenía 16 le envió una carta contándole cómo le cambió la vida una canción suya y le dio el coraje para salir al mundo como Trans. La canción era Searching for a former clarity, que trata de un hombre que se está muriendo y al costado de su cama guarda un diario íntimo en el que tiene escritos secretos de niñez, entre ellos vestirse de mujer sin saber exactamente por qué.

Laura Jane, que recogió el guante de su fan y reconoció cuán cobarde había sido durante tanto tiempo, parece haber madurado para sí un serás quien quieras ser. Entonces, hoy vive cómo quiere vivir y su banda, que al igual que su familia fue atravesada por la decisión transcendental del frontman y pudo ser soporte y no estorbo, sigue sonando ajustada y comprometida como cuando a su líder se lo conocía como Tommy Gabel.

Y, claro, se siguen embanderando en las causas justas que no merecen postergación. Es por ello que en uno de los amplificadores deciden colgar el pañuelo verde que pide aborto legal, seguro y gratuito en la Argentina. Las letras, también, siguen siendo agudas y “molestas”, con tal de que todo aquel que tenga algo guardado y necesite expresarlo se sienta inspirado a hacerlo. Ejemplos les sobran. Sólo basta recordar que a su sexto disco lo llamaron Transgender Dysphoria Blues.

Es que para Laura Jane Grace no fue un capricho cambiar de sexo. Eso también lo expresó bien claro en la entrevista de 2012, cuando estaba en plena etapa de transformación y explicó qué era exactamente eso de la disforia transgénero: “El cliché es que sos una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre, pero no es tan simple la cosa. Lo que sentís es una sensación de desapego de tu cuerpo y de vos mismo. Y realmente es una mierda”.

Banda catártica, si las hay, le imprime distorsión y furia a su primer encuentro con los argentinos con sus propios clásicos como I was a teenage anarchist, True Trans Soul Rebel: “¿Dios bendice tu corazón transexual?” o Black me out: “Ya no quiero ver el mundo de esa manera, ya no quiero sentirme tan débil e insegurx. Quiero mear las paredes de tu casa, quiero cortar esos anillos de latón de tus jodidos dedos”.

“Voy a pasar por momentos incómodos y no va a ser para nada divertido”, dijo Laura Jane en 2012, sabiendo que se estaba exponiendo a un mundo bastante cruel con todo aquello que se sale de lo “normal”. Pero al menos en Buenos Aires, ante unas 200 personas que poguean y corean los solos de guitarra hasta el mismísimo final de Thrash Unreal, tanto Laura como James Bowman (guitarra), Inge Johansson (bajo) y Atom Willard (batería) se sienten como en casa y con una sensación de libertad que les atraviesa cuerpo y alma. Caen en la cuenta de que todo, hasta lo más difícil, valió la pena.

Alejandro Panfil

Fotos: Andrés Carrizosa

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: