Attaque 77: certezas y celebración en su regreso a Obras [review]

Attaque 77, en Obras, le dio cierre a los festejos por los 30 años de carrera que comenzaron con una serie de shows íntimos distribuidos entre Niceto, The Roxy y un acústico en el Xirgu de San Telmo. Con nostalgia, emoción y muchas ganas de tocar, la banda volvió a pisar las tablas del ya oficialmente llamado Templo del Rock, donde por diferentes motivos el grupo no había podido tocar durante más de una década, pero por sobre todo, lo hizo con varias certezas.

La primera es que, a pesar de tener aún contrato discográfico con una multinacional, tanto Mariano como Leo y Luciano se sienten realmente independientes como para manejarse según sus propios tiempos y espacios. Es por ello que ya no corren detrás de una fecha de entrega de material ni hacen nada que no tengan ganas de hacer. Y el esperado retorno a Obras, más allá de haber tenido una lógica planificación, dio la sensación de haberse presentado como un desenlace natural e inevitable, ya que el recinto fue siempre sentido como propio.

El otro gran aspecto que tiene resuelto el grupo es que ya no se reduce a sus tres miembros actuales, sino que Attaque es una gran familia en la que en ocasiones especiales ya son frecuentes las visitas del Chino Vera, Claudio Leiva, Alejandra Gravinese y, claro, Ciro Pertusi, con quien los desencuentros ya quedaron en el pasado y por eso volvió a tener disponible su juego de llaves para entrar y salir cuando guste.

La tercera certeza, y esta se nota, es que luego de varios cambios y atajos necesarios, la banda consolidó un nuevo equipo de trabajo con el cual sonar impecable en el escenario, proyectar nuevas giras por el exterior y realizar prolijas acciones de prensa para dar a conocer sus próximos pasos. En esas condiciones llegaron a este show en el estadio de Avenida del Libertador, con un lleno total y con la novedad del patio cervecero provisto por la marca que auspició el ciclo en el que participaron, entre otras, Cadena Perpetua, Bulldog y Eruca Sativa.

Con un grandes éxitos envidiable para muchas bandas y los críticos agudos de siempre, Attaque recorrió tres décadas de buenas, regulares y malas, pero siempre mirando al frente y dando lo mejor posible. “Yo les quiero agradecer a Mariano, Ciro y Leo por haberme invitado a formar parte de la banda”, sorprendió Luciano Scaglione en uno de los tantos momentos emotivos del show, dando la pauta de que la noche era para expresar lo más sincero que llevaran dentro. 30 años de banda se cumple una sola vez en la vida.  Y es por ello que se hizo una retrospectiva de todo lo logrado y que, sin dudas, aparece como un cuento de fábulas, si se tiene en cuenta que pasaron de ser un puñado de adolescentes buscando espacios para tocar y foguearse a convertirse en una de las bandas más importantes de la historia del rock argentino y que, por esa condición, se metieron de lleno en el cancionero popular.

Desde Espadas y serpientes hasta Como salvajes; desde Flores robadas hasta El pájaro canta hasta morir; desde Brigada anti disturbios hasta Días de desempleo; desde Tres pájaros negros hasta BeatleAttaque se dio el gran gusto de celebrar sus 30 años cuando quiso y como quiso.

“El futuro aún no está escrito”, reza el documental de Joe Strummer. Y aquí la frase también aplica, ya que, antes que esperar su despedida, hoy es tiempo de disfrutarlos y esperar sus próximos pasos. Ya que, en un altísimo porcentaje, los de Attaque siempre fueron acertados.

Alejandro Panfil

Fotos: Guido Adler

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: