Los Espíritus: duendes de ciudad ungidos por entresijos de sarcasmo y volumen [review]

ven / ven ya / vamos / a la luna

21:30: Los espíritus son un peregrinaje sonoro. Indescifrable. Furtivo. La trashumancia hecha rock. Un decidido caminar por un camino tan ilimitado como impreciso.

como mares que quiebran las rocas / o huracanes que llevan las olas / así de fuertes somos

21:50: Tocan desde su rancho lunar, ocupado lisérgicamente, para todas las galaxias marchantes. Con el eco de un riff son capaces de detonar cualquier consciencia. Sus voces hacen las veces de una pepa que sube en el bondi. En un ascensor. En la cena familiar. Cada tema es una pupila dilatada en medio del agreste océano. Una borrachera en la gélida cima de la montaña.

esa flor / el amor / esa luz / gratitud

22:08: En sus shows los ojos quedan exonerados de la responsabilidad de mirar. Todo cambia de sitio: ocurre el tránsito del lugar al no lugar. Los párpados se desploman para dar paso a la sumersión aletargante. El trance infinito. Sin tiempo. Sin espacio.

y llaman /  llaman las voces a tu alma / te ofrecen a beber del jugo

22:26: La noche Espíritu es un éxodo psíquico. Los cuerpos se mueven, autónomos, poseídos por el gran misterio sonoro. Sus líricas son una humareda sensorial. Épica, muy cercana al delirio. Y a la sed.

reponiendo las góndolas / me vigila la mirada / el trabajo dignifica / eso dice mi patrón

22:41: Eso del misticismo, de lo mágico, es un lugar común que ellos nunca habitaron. Son concretos y descienden de los elementos. Si hay que quemar queman, si hay que mojar mojan, si hay que soplar soplan, si hay que poner los pies en la tierra, simplemente los ponen. Son nigromantes. Oscuros. Esplendentes. Mutantes por naturaleza. Espectros al fin y al cabo.

pudrimos los mares / pudrimos los ríos / pudrimos las aguas que beben los niños / los niños que quieren crecer / para comprar y vender

22:56: Sus camisas hawaianas provienen del surf, sus ojos rojos del blues y el irrefrenable arresto de sus gargantas de una psicodelia curada por ellos mismos. Hacen funk, si les canta, o un afro-beat si pinta. Es lo mismo. El virtuosismo, la maestría, es saber fundar la sensación y, a partir de sobresaltos, dirigirla hacia ese lugar en el que todos queremos estar: ninguna parte.

se traga el llanto Negro Chico / porque es de puto ponerse a llorar

23:09: Son duendes de la ciudad y están ungidos por entresijos de sarcasmo y volumen. No hablan, solo tocan. Esa es su manera de enunciar. Su forma de decirlo todo, incluso gracias.

hay olor a humo / hay olor a tren / hay olor a lluvia / y a pobre también

23:24: La droga está en la mente. Toda sustancia es psicológica. De las dos fechas en el teatro flores, el público nunca salió. Quedó adentro. En un coro. En un golpe de percusión. En un arpegio. La puerta de salida es la banda en sí misma. Nada que hacer. Volver a casa y escucharlos otra vez.

Texto: CJ Jaramillo

Fotos: Dahian Cifuentes

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: