B.O.D. en Uniclub: nostalgia, emoción y actualidad en la reunión más esperada del hardcore [review]

Días previos al show es difícil tomar nota de la real dimensión de esta reunión de B.O.D. tras dos décadas. La realidad es que esta reaparición en los escenarios viene en el paquete con las múltiples propuestas que, por suerte, abarrotan la escena rockera y se juntan en ese embudo que es el mes de diciembre.

Se sabe que es una de las bandas que le dieron forma a lo que se conoció como la Buenos Aires Hardcore y que está a punto de volver a tocar por primera y única vez desde ese entonces. Pero el resultado final de la iniciativa aún sigue siendo una incógnita. Claro, al bajar del subte y hacer esa media cuadra que lleva desde Agüero hasta el Uniclub por Guardia Vieja empiezan a aparecer las explicaciones, las emociones varias y las certezas: hay un gran puñado de pogueadores seriales que los estuvo esperando durante todo este tiempo y no ve la hora de verlos nuevamente en vivo.

“Vengo de Chile, viajé 32 horas y dejé a mi beba internada con unos temitas respiratorios. Mi mujer me quiere matar”, dice un personaje que, para protegerlo, mejor no digamos su nombre. No viene al caso su identidad, pero ayuda un poco más a medir la importancia de que los B.O.D. (Germán Francesco, en voz, Gianfranco De Gennaro Gilmour, en guitarra, Rodrigo Scandroglio, el Ciber, en bajo, y Juanjo Burgos, en batería) se hayan juntado para una noche histórica.

Hace calor por demás en el Coloso del Abasto, albergue de múltiples veladas stoner. Esta noche no hay contemplación fumona. Hay rondas, pogo, mosh, slam. Volvieron los noventas de repente y, por un rato, no duelen los golpes, las caídas, los tirones de pelo… Se vuelve, por una hora y pico, a esa época en donde surgían bandas de debajo de las baldosas con los característicos nombres en siglas. De las baldosas entonces han salido N.D.I. (No Demuestra Interés), D.A.J. (Diferentes Actitudes Juveniles), E.D.O. (Existencia de Odio) y muchas otras más que dejaron su huella y cosecharon su porción de público. Pero hoy la noche tiene un contrato de exclusividad con B.O.D., la última banda hardcore que faltaba juntarse.

Los temas para esta cita son todos los que tienen, y en más de una ocasión Germán avisa que la lista se está terminando y que hay que ir regulando el ritmo. Y en dicha lista para agitar el Uniclub están, entre otras canciones, Abuso de poder, Amistad, Gente falsa y Épocas muy buenas. La emoción se mezcla con transpiración y cerveza. La banda, tras el largo receso, comprueba su vigencia y agradece en todo momento la respuesta de su público.

“No sé si éramos conscientes de que podía llegar mucho más lejos toda la escena”, lamentó el baterista Juanjo Burgos hace unos días a Brandy con CaramelosEn el Uniclub, en una noche calurosa de diciembre de 2015, quedó comprobado que, si no se disolvía, aquella escena hardcore de los noventas hubiese llegado mucho más lejos. Y desde lejos, hablando de distancias físicas y temporales, también vino el amigo chileno. Ojalá ya esté de vuelta en su casa.

Alejandro Panfil
Fotos: Andrés Carrizosa

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: