Doble Fuerza le puso la cara a un show que no se pensó como íntimo [review]

A las afueras de El Teatro de Flores asustaban. A las 21, un par de grupitos que no superaban, respectivamente, los seis o siete integrantes, ostentaban con presunción sus tradicionales tachas, parches y vinos en cartón. También se podían divisar algunos rockers solitarios que, forcejeando con la hora, se inmiscuían diáfana y rápidamente en busca de la entrada del Teatro, mientras los vecinos del barrio iban y venían envueltos en un sosiego entrañable. Un viernes muy particular para ser un viernes cualquiera, pero acordemos que su extraño equilibrio era justificable: en el transcurso del fin de semana que empezaba –modestamente- se decidiría el futuro administrativo de la ciudad para los próximos cuatro años.

No es raro que esto suceda. En la Argentina la gente se toma muy en serio el asunto de elegir, tanto que el día de las votaciones se puede percibir una avenencia que no tiene nada que envidiarle a la del dichoso viernes santo, claro que la gente, en vez de ir a misa, va a una urna. Mal por Doble Fuerza, pensé en un principio, y lo confirmé al entrar: el aforo del Teatro no llegaba ni a la mitad y eso que estamos hablando de un público que, por el género en cuestión, y en teoría, descree de toda forma de autoridad o gobierno. Es sólo una lectura de la circunstancia, pero francamente no hallé otra para interpretar la anomalía en una fecha como la que transcurría, con una banda situada al fondo del cartel casi a punto de cumplir 30 años de rock and roll.

Algunos problemas de sonido retrasaron la presentación y la acompañaron por casi media hora anulando micrófonos y amplificadores. Sin embargo, hay que decirlo de una vez: Doble Fuerza hizo homenaje a su nombre y saltó al escenario con el mismo arrojo y deferencia con la que habrían sacudido un River.

La invariable voz de Hugo Irisarri saluda, mientras emprende La vida se va, seguida de una ovación que, para ser lograda, obligó a cada uno de los asistentes a multiplicar sus frecuencias vocales por tres. Suenan Amanece, Sensaciones, Almas gemelas y Pompeya, temas que enrollaron las mentes en un brete histórico formidable. Encontrarte, The Wild Rover, Verte una vez más y Morir de amor harían una seguidilla que no habría soportado ni el más preparado de los atletas del pogo, para después desembocar en unas versiones -muy bien logradas y mejor recibidas por el respetable – de Te vi, de Mal Momento, y Enfermo de amor, de Flema.

Hugo llama al escenario a su gran amigo Walter Meza -de la reputada banda de heavy Horcas– para cantar Anestesiado, invitando así a la punkie-celebración a una decena de motoqueros old school que, con sus cascos y flequillos de cuero, anduvieron dando vueltas por el teatro no sé si por equivocación o por gusto.

Paradójicamente, y después del ardor que generó la aparición del invitado, se vino una canción acústica cuyo nombre (Te amo) cuenta por sí solo la manera como el recital recibió una alarmante estocada justo en su punto más alto. En fin, había que seguir y Doble Fuerza lo sabía. La banda está cociendo un nuevo trabajo de estudio (Diez) que se estima saldrá antes de que acabe el año. Del flamante proyecto en cuestión tocaron Reina de la oscuridad, No quiero más, Champagne y Quiero estar bien, temas que, como todo, sólo el tiempo sabrá valorar o dejar de lado…

Para irrumpir el ya mencionado bajonazo acústico, seguido de las siempre extrañas nuevas canciones, la banda acertó emotivamente tocando las imprescindibles Aloha!, Sola, Ellos hablando y Rey del Fernet, para decidirse a terminar con las clásicas Represión, Pibes de barrio y Otra vuelta de cerveza, canciones fielmente respaldadas por la concurrencia que, en términos generales, sintió que se hizo justicia al yermo del viejo teatro que presenció lo que pudo haber sido una inolvidable noche que, lastimosamente se quedó, escueta, pero altivamente, en una noche más.

Más fotos ACÁ

Gio Jaramillo (CJay)

Fotos: Sergio Castro Peña

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: