Los Antiguos: “Madera Prohibida” (2015)

Madera ProhibidaDespués de Simple (2013 – escuchar ACÁ) reaparecen Los Antiguos con su segundo trabajo de estudio titulado Madera Prohibida. Si el primer disco lo llamaron así porque como aseguran ellos les resultó “simple” hacerlo, Madera Prohibida se llama así porque hace algunos años David Iapalucci –el encargado con Sergio Conforti de hacer tronar las violas en este quinteto- compró sin saberlo una Gibson hecha con una madera de un árbol en extinción y, después de una seria investigación, el mismísimo FBI la incautó, hasta que fue aclarado el asunto y el instrumento que aquí es dinamita para los oídos fue liberado.

El sonido que expone el disco en cuestión supera con creces  la etiqueta de metal, stoner, hard rock o lo que sea que dentro del rock funcione como sinónimo de “pesado”. Madera Prohibida es un vuela sesos de 31 minutos bien repartidos en 8 temas contundentes e inagotables. El álbum tiene, además, un plus ultra narcótico y es que después de escucharlo completo y sin aspavientos uno queda con incontrolables ganas de volver sobre él. A esto se le suma el virtuosismo vocal de Larralde que funciona como una suerte de filigrana que se entremezcla incansablemente con la sobredosis de rapidez agenciada por la batería de Huija y los superávit de distorsión en el bajo de Mow.

11149759_848367988570552_1905709281711461464_oConvengamos de una vez que sonar bien, con rigor y fuerza y sin caer en lo estrepitoso, no es fácil, y esta convención la sobrepasan lejos Los Antiguos en este trabajo, que ostenta con amplia  suficiencia una personalidad musical diligentemente trabajada, además de un sonido tan limpio que pone en duda que haya sido grabado en tan sólo tres días.

Ahora bien, las letras de Madera Prohibida, trabajadas por Larralde –gran lector de Lovecraft y Poe- a dúo con cada uno de los integrantes de la banda, dejan ver hondas obsesiones que gravitan entre lo más sombrío del género humano (Te lo vengo diciendo, La gran campana y Eslayer te va a matar) y la detracción social y religiosa  (H.P.V., El hombre que no se puede ir y El inventor del mal). Quedan flotando C.O.C. y La culpa al viento: el primero es un temazo instrumental que abre el disco y que me recordó, particularmente, varias canciones del Garage Inc. de Metallica, 11194600_848368591903825_5965996502481930210_omientras el segundo, para mí el mejor tema de este Madera Prohibida desde el punto de vista sonoro, consigue un verso como /Los veo, los huelo/Echándole la culpa al viento/Flotando sobre el cemento/, que brilla al lado de otros logros líricos como /Que no se corte la soga/Porque no habrá pedazos que juntar/ de La gran campana y /Atrapado por esa canción/En la ansiedad de la espera/, verso que brota fantasmagórico en cualquier lugar de El inventor del mal.

 

Los Antiguos volvieron y sin duda deben estar estallando cabezas, iPods y  auriculares por doquier, aunque, como dijera el Pato Larralde en su reciente visita a Brandy con Caramelos Radio “La que elige es la gente, pero la que manda es la canción…”.

CJ Jaramillo

Fotos: PH Santi Sombra
(Tomadas en la presentación del disco)

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: