Julio Chávez en su versión rojo más intenso [Teatro]

chavez redCuando vas a ver una obra todo el mundo te pregunta dos cosas:

1- ¿qué tal?

2- ¿de qué trata?

A la primera pregunta respondería que RED es genial desde todo punto de vista. Me gustó el libro, la puesta en escena, la dirección, las actuaciones, la iluminación y la sala. El Paseo La Plaza en ese sentido es un espacio sumamente acogedor. Julio Chávez es un actor de primera que encarna a este artista culto, verborrágico y autocomplaciente como si el libreto fuera su propio discurso espontáneo. Barone, quien había ya trabajado con Chávez para la tele (Epitafios, El puntero, etc), toma todas decisiones correctas para crear esta tensión por momentos insostenible que hace de este libro de John Logan una hermosísima y profundísima obra de teatro.

Pero la pregunta difícil de responder es la segunda. El argumento es una cosa y el tema es otra muy diferente. La idea es contar la historia de la relación entre un pintor ya consagrado y su joven ayudante, aspirante a pintor, durante los dos años que le toma hacer un trabajo que le fue encargado. Tiene que pintar murales para un restaurante híper concheto (The Four Seasons) en lo más alto de un edificio híper concheto (Seagram) de una Nueva York híper concheta. A esto hay que agregarle que el célebre pintor es nada más ni nada menos que Mark Rothko (Marcus Rothkowitz, Letonia ex-imperio ruso 1903-Nueva York 1970) quien se oponía fuertemente al arte como mercancía, que tenía un compromiso ideológico profundo con el anti capitalismo y que cumplía con un ideal artístico que diera al hombre moderno los mitos necesarios para llenar su vacío. Pero, como pasa muchas veces, encuentra la forma de justificar la aceptación de este encargo y, de paso, cobrar USD350000. El encuentro entre los dos personajes en su estudio de trabajo es el marco de la confrontación entre generaciones y la más obvia descripción de esta relación es un asumido parricidio. Ambos saben que “el hijo debe matar al padre” para existir. El libro está colmado de hermosas discusiones acerca de la historia del arte, de la definición del artista, de la creación como forma de vida. Sin embargo, podrían haber sido dos plomeros apasionados discutiendo sobre canillas y cueritos y la obra hubiera conservado su validez. En definitiva trata sobre la relación de dos personajes que están uno al principio y otro al final de la vida y que, con todo lo que eso implica, se quieren.

Yo no sé bien si la angustia con la que me fui tiene que ver con la pérdida de la inocencia o con la esperanza de una generación que quizá logre lo que la anterior no pudo. O tal vez tenga que ver con el eterno retorno de lo mismo, la espiral de aspiración y desilusión en la que, cual montaña rusa existencial, estamos todos metidos. Lo que es seguro es que RED desenmascara la existencia misma: todos de un modo u otro creemos que estamos para trascender, para hacer algo ‘groso’, engendrar significado y mejorar el mundo en el que vivimos y en algún momento nos tenemos que enfrentar con la cruda realidad de que nuestros logros son objetos o acciones sin significado en sí mismos. Red2Generacionalmente pertenecemos a comunidades que le dan sentido a nuestras vidas, que pintan nuestras expectativas de rojo pasión, vibrante de sentido, hasta que lleguen nuevas comunidades a escupirnos en la cara. Se lo hacemos a nuestros padres con profundo respeto pero con igual de profundo cinismo y hasta crueldad inadvertida. Y no vamos a poder evitar que nos lo hagan los pequeños y tiernos cachorros que hoy pueblan nuestras plazas y jardines de infantes.

El libro es tan jugoso que se me ocurren mil temas de los que trata. Pero lo importante es que es una de esas obras que te educan, te instruyen y te sugieren reflexiones nuevas de manera sutil y natural. La obra comienza preguntando: “¿qué es lo que ves?” y es una buena manera de acercarse al teatro y dejarse llevar por este rojo sugestivo que sin lugar a dudas moviliza. No queda más que volver a subrayar que el rock se dice de muchas maneras y es también rojo (RED) como la sangre y como la pasión, aun bajo las brillantes luces de la avenida Corrientes.

RED está los jueves a las 20:30h, viernes a las 22:00h, sábado a las 20:30h y domingos a las 19:30h en la Sala Pablo Neruda del Paseo La Plaza (Av. Corrientes 1660) Entradas por http://www.plateanet.com

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: