Haciendo escena: Attaque, Superuva y otros en el 77 Punk Rock Festival [review]

Ir por Attaque siempre será un placer. Esta vez pudimos volver a verlos gracias a un festival que, organizado en torno a la casa 77, agrupó un puñado de bandas de la escena punk rock porteña.

Sábado común y silvestre en los alrededores de Plaza Italia. Sobre la acera de Santa Fe, una fila correctamente formada de jóvenes y adolescentes permanece sentada. El estampado de sus remeras habla por sí sólo. A las 19hs abren puertas y la fila rápidamente se diluye por la oscura puerta del Groove.

Los primeros en aparecer fueron los Play3, una banda joven, que poco a poco ha venido ganando terreno en la escena. Seguido saltó Superuva, con sus miles de baterías bien puestas y un repertorio capaz de prender un monasterio. En serio, es increíble el nivel de energía que desborda esta banda y el brío que destila cada una de sus canciones como No pibe –un remake de No Feelings, de los Sex Pistols-, Dale batero, Novia con guita y su ya clásico cover de The Clash Si me quedo o me voy.

Expulsados suena como siempre y se ve como siempre. Buena música, rápida y contundente que no niega sus raíces inmediatamente ramoneras. Sin embargo, desplegó un show repetitivo y predecible completamente incapaz de establecer un lazo con el público, más allá del estrictamente emocional que siempre despierta en sus fans.

A las 22, Attaque 77 apareció en el escenario. Su recital fue efusivo y muy fraternal. Por momentos Mariano, en un gran gesto de agradecimiento por tantos años, permitió que fuera el público el protagonista de su propio relato, dejando la suerte del show al interminable eco de las míticas canciones de la banda. En casi 80 minutos hubo transmisión en vivo para la radio e incluso momentos para saludar presentes y recordar ausentes. Entre otros, pasaron El cielo puede esperar, Santiago, El Perro y Dónde las águilas se atreven.

La invitación a revivir la jornada sabatina se extendió para el día siguiente, en el que ataque cerraría el 77 Punk Rock Festival, en compañía de Ira, Los Olestar y Mal Momento.

Ahora bien, ¿Qué se puede decir de Attaque que no se sepa o se haya dicho antes? Difícil. Tienen la investidura musical –y social- de los clásicos.

Nota: Debido a su pésima acústica cada vez se complica más poder vivir plenamente un espectáculo en el Groove. Aunque los ingenieros y técnicos de la organización del evento en cuestión, maximizaran sus esfuerzos por corregir esta realidad, hay que dejar sentado que la incomodidad auditiva se está convirtiendo en sinónimo del lugar.

Más fotos ACÁ

Texto: CJ

Fotos: Dahian Cifuentes

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: