Marky Ramone: “Me importa un carajo Morrissey y lo que opina” (Entrevista)

_MG_0798 copyEs miércoles por la tarde. Pasaron dos años desde el último encuentro con Brandy con Caramelos y la cita esta vez no es en el contaminado centro de la ciudad. Estamos en el coqueto Palermo Hollywood, donde Marky Ramone nos recibe extenuado por el ensayo que tuvo por la mañana y por la cantidad de notas que dio durante la tarde. Pero no se muestra de mal humor y nos atiende con una sonrisa, su marca registrada además de su inigualable estilo de darle al hi-hat.

Sus constantes visitas a la Argentina tras la extinción de los Ramones le han hecho ganar el cariñoso-malicioso apodo de Marky Ladrone, denominación que se evapora apenas se lo ve sentado en la batería marcándoles el ritmo, su particular e inconfundible ritmo, a sus compañeros ocasionales. Muchos lo critican o lo miran de reojo, lo ven como un intruso que viene a robarles el dinero, como si no hubiera propuestas pseudo artísticas que efectivamente lo hacen tan sólo con un hit de verano.

La misión de Marc Bell, que permaneció durante dos décadas y dos etapas en los Ramones tras haberse curtido en Dust y Richard Hell and The Voidoids, no es quitarle el dinero a la gente. De hecho a esta altura del partido no debe andar necesitando demasiado los devaluados pesos argentinos. Lo suyo es sentirse vivo y mantener el legado cuando ya todos sus compañeros han partido. Es más, reconoce que siente algo de vértigo al ver que los años pasan y se va quedando cada vez más solo.

Por eso no desperdicia ninguna oportunidad de pegarse una vuelta por Argentina cada vez que puede, ese lugar donde el grupo de Forest Hills se convirtió en los Beatles, el fenómeno que pretendían ser en sus años de juventud. “Cuando sé que estoy por venir me siento vivo”, confiesa. Y agrega: “Estoy pensando en venirme a vivir acá más adelante”. Claro, ni más ni menos que Dee Dee, quien era su mejor amigo, supo lo que era vivir en estas tierras y en más de una borrachera se lo habrá recomendado.

Cerca de las 18.30, el grabador y las cámaras se encienden y Marky, cómodamente sentado en un sillón del lobby, se prende a la charla con Brandy con Caramelos, la segunda de muchas más que seguramente vendrán, porque siempre hay una buena excusa, como lo fue ayer su incursión en la gastronomía o como hoy lo es la inminente salida de su autobiografía Marky Ramones Bliztkrieg, en la que, dice, contará su verdad acerca de los Ramones y le pondrá un poco de cordura a las exageradas versiones de Dee Dee (Lobotomy: Surviving The Ramones), Johnny (Commando) o Monte Melnick (On the road with The Ramones). “Las leyendas son leyendas pero siempre hay una historia detrás de la leyenda”, dice Marky, dando la pauta de que lo suyo viene a ser la última palabra respecto de la historia de los Ramones.

_MG_0758 copy

-Brandy con Caramelos: ¿Cansado?

-Marky: No, pero hoy estuve en el Teatro e hicimos el set completo, las 35 canciones. Y me gustó el lugar.

-B: El sonido es muy bueno ahí…

-M: Sí, pero creo que el show va a ser en otro lugar. Lo de hoy fue solo para ensayar.

-B: Sí, el show va a ser en el Teatro de Flores, que igualmente es muy bueno.

-M: ¿Cuál es el mejor lugar?

-B: Los dos son buenos, pero para nosotros Flores es mejor porque tiene más “mugre”, y el sonido es igual de bueno.

-M: OK, me gusta la “mugre”.

Pasada la charla cordial y trivial que hace las veces de precalentamiento, no queda otra que ir al grano y preguntarle su opinión por el uso masivo de remeras de Ramones por parte de gente que años atrás no las hubiera usado ni para secar los platos.

-B: Acá en Argentina los Ramones se han convertido en una moda inmensa. Se ven las remeras de Ramones en todos lados, en chicas, en niños…

-M: En todo. Perros que usan sweaters; mantas para bebés, en todo…

-B: Pero algunos fans se sienten decepcionados por esta situación de gente que usa las remeras y no tiene ni un solo disco de los Ramones, en muchos casos ni siquiera los conocen.

-M: ¿Cómo saben eso?

-B: Porque se venden de manera masiva y sabés que alguien que escucha otro tipo de música, de repente, está vistiendo una remera de los Ramones y no tiene un solo disco de los Ramones en su casa.

-M: Quizá compran la remera y luego dicen: “Quiero saber cómo suenan estos tipos” y van a comprar un disco. Quizá sea viceversa: compran el álbum y después compran la remera. Uno nunca sabe. Y encima se ve hermoso.

-B: La última vez que hablamos nos contaste que ibas a escribir tu libro ¿Estás contento con el resultado?

-M: Sí, sale el 13 de enero. Me encanta. Me tomó cinco años y finalmente ya está.

-B: ¿Podés adelantarnos algo de su contenido?

-M: Es acerca de todo, de mi tiempo en los Ramones. De hecho soy el único Ramone que escribió un libro, porque el de Dee Dee es un poco exagerado; el libro de Johnny, en realidad su esposa lo terminó cuando él estaba demasiado enfermo como para terminarlo; Joey no escribió su libro sino que fue su hermano. Así que ¿qué es lo que nos queda al final? El libro de Monte. Acá estoy yo, vivo para promocionarlo y para hablar sobre el libro y corregir todas las exageraciones acerca de Phil Spector, la grabación de Rock and Roll Highschool (de End of the Century), los tiempos del CBGB’s y Richard Hell and the Voidoids con The Clash, mi primer banda Dust, lo que pasó en el salón de la fama del RNR, el premio Grammy, hasta la actualidad. Es un libro gordo. 400 páginas.

-B: ¿Cuál creés que es el principal atractivo del libro, esa historia que querías contar y que necesitabas corregir?

-M: Principalmente es acerca de las exageraciones sobre los Ramones que la gente que se aprovecha del éxito de los Ramones puso en sus libros y no son completamente verdades. Me aseguré de que cuando escribiera mi libro la verdad fuera dicha. Simplemente estoy en desacuerdo con las personas que siempre quieren cambiar la historia en beneficio propio. Así que quiero corregir esas historias en mi libro.

-B: Pero las exageraciones también son parte de la leyenda…

-M: Yo no quiero pincharle la burbuja a nadie pero tengo que ser honesto. Yo prefiero contar con los hechos que con la leyenda.

_MG_0697 copyB: ¿El punk rock es acerca de eso?

-M: De los hechos. Yo prefiero los hechos a las leyendas.

-B: ¿Y qué pensás de la película que se hizo sobre el CBGB’s?

-M: ¡Mal! Mal, mal, mal. Básicamente la película era acerca de Hilly y el CBGB’s. Todo lo demás fue… Richard Hell accedió a poner Blank Generation pero los Ramones no. Era demasiado mala. Era como esa película sobre las Runaways. Me encantaría decir que fue buenísima porque fue parte de mi historia pero simplemente no era buena.

-B: ¿O sea que la razón porque no tuvieron música original de los Ramones es porque no te gustó la película?

-M: Sí, era muy mala.

-B: ¿Y acerca de la película de Martin Scorsese sobre Ramones?

-M: Cuando ocurra, ocurrirá. Ya he escuchado que está lista, que Martin está interesado… veremos. Depende de muchas cosas porque hay familiares, estados, hay muchos temas legales y veremos qué pasa. Es grandioso si Martin está involucrado en esto pero yo ya lo había oído antes.

A Marky lo bombardeamos a preguntas por dos razones muy sencillas: una porque obviamente estamos interesados en su punto de vista sobre varias cuestiones referentes a los Ramones que han surgido en los últimos dos años, y otra porque nunca hay tiempo suficiente para hacer todas las preguntas que nos resultan necesarias. Lo concreto es que una vez efectuadas las preguntas, Marky siempre responde con un gesto que lo dice todo y luego de un “dejame que te explique”, se explaya.

-B: Estamos a la espera del lanzamiento del compilado de Morrissey…

-M: ¡Oh! Dejame explicarte lo de Morrissey. Morrissey, cuando salió el album Ramones, lo criticó, lo odió. Fue desdeñoso, despiadado y mezquino acerca del disco. ¿Y ahora, de repente, es un gran fan de los Ramones e hizo un álbum? ¿Y? A mí me importa un carajo ¿Dónde estabas cuando te necesitábamos? Ahora que los Ramones están en todas partes él quiere colgarse de su éxito. Por eso voy a ignorar ese álbum que, obviamente, no va a ser tan bueno como lo de los Ramones. Es como cuando aparecieron los Beatles. Hubo gente que los odiaba y escribió cosas horribles sobre ellos. A mí me hizo sentir mal. Y después, más adelante, dicen “Perdón, no quise decir eso”. Pero lo dijiste y quisiste decir lo que dijiste. Por lo que no voy a perdonar a un tipo como Morrissey porque me importa un carajo Morrissey o lo que opina. Si era un tipo al que le gustaba esa música hubiera escrito un gran comentario porque la banda merecía un muy buen comentario sobre ese disco. Por el contrario fue malo. Y ahora, de la nada, está haciendo un disco de los Ramones. Mucha gente hace discos de Ramones. Él es uno más del montón.

-B: ¿Y por qué no hacés vos un compilado de los Ramones?

-M: No, no voy a competir con los Ramones porque yo ya estoy en muchas de las canciones. Se trataba de una química. Sería muy difícil hacerlo adecuadamente de la manera en que lo hicimos, aun cuando Tommy estaba en la banda. No va a ser igual de bueno. Simplemente no lo es ¿para qué hacerlo?

Conocida ya su opinión sobre toda la góndola de productos ramoneros que salieron y que se vienen en lo próximo, Marky se pone serio y reflexivo cuando le consultamos sobre las sucesivas muertes de los miembros de la familia ramonera.

-B: Recientemente murieron Arturo Vega y Tommy…

-M. Mi padre murió también…

-B: ¿Te estás sintiendo un poco solo ahora?

-M: Sí. Tommy fue quien le aconsejó a Dee Dee para que me uniera al grupo en el CBGB’s y produjo Road to Ruin. Era un buen tipo y se murió de cáncer, como Johnny y Joey. Es como una maldición. Yo no me había recuperado de ninguna de sus muertes y se muere Tommy. Es deprimente. Y también murió mi padre. Mi padre murió un tiempo antes que Tommy. Fueron muchas muertes en los últimos pocos años. Y antes de eso fue Arturo. Realmente no queda nadie de esa era, los Ramones de los 70s. Pero bueno, aquí estoy.

-B: ¿Extrañás a Dee Dee?

-M: Dee Dee era mi mejor amigo, extraño todo de él.

El punk y hacia dónde está yendo la música en general

-B: ¿Sentís que el punk rock está un poco apagado?

-M: No. Tengo un programa de radio en Estados Unidos y te puedo decir que hay muchas buenas bandas de punk rock: The Gambles, los Gallows de Londres, The Loved Ones, Against Me, Rancid sigue, los Green Day permanecen juntos. Tienen que tener los oídos abiertos. También tenés grandes compilados de los Pistols y The Clash, The Buzzcocks. Blondie todavía está tocando. Patti Smith todavía está tocando. Así que, está ahí.

-B: ¿Y hacia dónde va la música?

-M: Habrá algo para todo el mundo. Será la mierda electrónica, el heavy metal, va a haber punk, música dance, habrá mucho blues, death metal, esto y lo otro. Habrá muchas opciones.

-B: Te lo preguntamos por lo que dijo Johnny alguna vez que vio hacia donde estaba yendo la música, que la gente estaba cansada del rock progresivo, y que por eso decidió armar los Ramones y tener el estilo que tuvieron…

-M: No nos gustaba. Era una cosa muy autoindulgente, los solos duraban cinco minutos, cinco minutos de solo de baterías. ¿A quién le importaba eso? Todo eso estaba terminado en los 60s con mejores músicos. Eso era a lo que nosotros nos enfrentábamos. Es la razón por la que la banda tocaba canciones cortas y dulces. Canciones de dos minutos o dos minutos y medio.

_MG_0725 copy-B: ¿A qué se opone el punk rock hoy?

-M: El tema es que muchas compañías están bancando estos individuos que no tienen una banda atrás y que sólo ponen las grabaciones. Esas mujeres a las que visten, les ponen tacos altos y sacuden el culo y creen que con eso alcanza. Pero no alcanza con eso. Hace falta talento. Yo no puedo diferenciarlas. Hay una nueva cada año. No duran. Me gustaría ver bandas de chicas tocando instrumentos en vez de apoyándose en una pista o una grabación. Porque muchas veces se traban las pistas, se joden las grabaciones y quedan cantando y no hay una voz saliendo del micrófono. Es bastante gracioso. Pienso que muchos, de las generaciones más jóvenes, quieren escuchar músicos verdaderos. Están hartos de ser computarizados porque quieren sentir emociones, quieren experimentar. No quieren una máquina que les diga cómo tienen que ser las cosas. Es estéril, demasiado estéril. Te transformás en un adicto a la computadora. Conozco gente que está en la computadora 5 o 6 horas al día y casi que no son humanos. No saben socializar. Aun cuando están caminando por la calle tienen su celular que ni siquiera están usando pero lo miran, aun sin que esté prendido. Tienen miedo de la sociedad. Tienen algún tipo de miedo de confrontar al mundo. Eso es lo que yo veo que pasa. Lo mismo pasa con la música. Queremos realidad.

Más fotos ACÁ

MissBoa y Alejandro Panfil
Fotos: Dahian Cifuentes

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: