Poseidótica, Banda de la Muerte y Los Antiguos dibujaron un perfecto triángulo en Niceto [review]

Uno de los mayores méritos de Poseidótica es decir mucho sin utilizar las palabras, pero mucho más meritorio es transmitir todo un arsenal de sensaciones con instrumentos tan tradicionales y convencionales como guitarra, bajo y batería.

En este grupo no hay artilugios ni efectos especiales más importantes que las ideas de cuatro individuos que coinciden en tiempo y espacio para crear algo que contiene todo lo necesario para que una propuesta musical sea especial. Y sí, logran ese no sé qué que el resto no tiene. Y encima, el momento es propicio para ellos, ya que, como nunca antes, en el under (y no tan under) de Buenos Aires está apareciendo, y se está multiplicando, un público ávido por escuchar y apreciar la música y que pretende que el protagonismo lo tenga el músico, porque al fin y al cabo para eso pagó su entrada.

Y en ese contexto en que el público escucha y disfruta mientras tiene sus manos libres para sostener un cigarrillo y una cerveza, los Poseidótica captan la total atención y no tienen que preocuparse por tocar (cantar) “una que sepamos todos”.

Pasan Los Antiguos, la revelación pesada de la escena que crece a puro machaque y sentimiento, y Banda de la Muerte, con suficiente potencia para entretener pero aún con pocos matices para cautivar, y llega el momento para que los Poseidótica le terminen de sacar brillo a una mágica noche de verano anticipado. Se apagan las luces y DJ Ramone (Maxi Martina) le pone pausa a su musicalización desde las bandejas. Arrancan con Tiempo y espacio, de su disco La Distancia, y comienza un nuevo viaje sensorial al planeta que cada uno quiera imaginar.

Promediando el set, llega la primera visita de lujo: Fósforo, de Pez, se cuelga el bajo y toca en tándem junto a Martín Rodríguez, y al mejor estilo Molotov, Los Extraños, de Crónicas del futuro, e Hidrofobia, tema que abre el sensacional y por demás recomendable Intramundo.

La calurosa noche de Niceto va avanzando hacia un momento de eternidad en la mente de cada uno de los presentes. La velada sirvió de necesario y oportuno mantra y, tras Mantra, llega una visita muy especial: Carlos Rodríguez, alias Nekro, alias Boom Boom Kid, toma el micrófono y le pone voz a la mejor banda instrumental del rock de Buenos Aires con Ánimo, del recordado Anesthesia, de Fun People, y Shoplifters of the world, de los Smiths.

Se van con Las Magnitudes y nadie en el auditorio queda disconforme. Poseidótica les dio música, ni más ni menos que lo que fueron a buscar.

Alejandro Panfil

Fotos: Santi Sombra

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: