Attaque repasó 27 años de carrera en el Teatro Flores [review]

“¿Te gusta Attaque? Yo los escuchaba cuando era pendejo…”, es la típica observación de quien por algún que otro motivo terminó alejando sus oídos de esta banda surgida hace nada más ni nada menos que 27 años. El motivo de ese alejamiento y de ese repentino acto de “madurez” no se sabe muy bien por qué se produjo. Tal vez fue para pasar a escuchar cosas más sofisticadas, como Ricardo Arjona o alguna banda uruguaya de alta rotación…

Lo concreto es que para aquellos jóvenes y no tan jóvenes que sienten que la madurez no tiene nada que ver con lo que sale de los auriculares, Mariano, Leonardo y Luciano siguen en la ruta entregando lo que saben hacer muy bien, que justamente es ser la banda de sonido en la vida de alguien, tal como se definen los Taura. Y ese alguien como destinatario se transforma en muchos cuando la cita es en un espacio como El Teatro de Flores. Allí, sin complejos ni vergüenzas, sólo hay lugar para corear las canciones de estos tres pájaros negros, asegurando que “podrán pasar mil años, verás muchos caer, pero si nos juntamos no nos van a detener”. Y se trata de eso, de celebrar cada encuentro. Y mucho más desde que la banda superó los movimientos telúricos a escala Richter tras la partida de Ciro Pertusi, ese hermano de la vida y carismático personaje con quien volvieron a interactuar en un escenario durante un homenaje a Vitico realizado el 8 de mayo pasado. Y ahora, que el suelo está firme, Mariano valora este momento celebrando haber compuesto el disco Estallar, ese que les hizo sentir que seguían siendo una banda a pesar de los inesperados cimbronazos.

Y en esta nueva celebración del trío, que es acompañado durante un setenta por ciento del show por Alejandro Flores, en guitarra, la cosa arranca furiosa, demostrando que la energía punk del grupo se sigue regenerando y por eso resiste el paso de los años. Ejército de Salvación, de Karmageddon, Onírico, de Un Día Perfecto, y El Perro, de Amén, incitan al primer pogo de la noche; el segundo no tarda en aparecer, ya que Luciano se hace cargo del micrófono principal y hace un implícito homenaje a Lemmy con una voz carraspeada que se la banca con Combate, Armas Blancas, Antihumano y Cuarto Poder. “Todos pensamos que sos un hijo de puta”, grita en clave Todo está al revés, su primer disco desde que llegó en reemplazo del Chino Vera, y se vuelve a correr al lateral izquierdo del escenario.

Attaque 77, banda que además de componer sus propias obras ha sabido elegir muy bien a sus referentes, toca Fábrica y por el recinto merodea el recuerdo de Renato Russo, a quien hubiera sido un lujo tener por estas tierras aunque sea una vez. Y sí de lujos se habla, Luciano se acuerda que desde la adolescencia tiene un gran amigo que se llama Marcelo Corvalán y lo invita a tocar San Fermín y a sacudir el recinto mientras se condena ese rito en el que unos seres se divierten gritando “ole” y otros seres mueren atraídos por un manto rojo.

Llegando al final de Cambios, Mariano corta la música abruptamente y exige terminantemente que no haya más mosh en los recitales de Attaque, ya que quienes lo practican golpean a quienes están adelante. “Eso es un invento de los yanquis. Inventen algo nuevo”, a lo que alguien le responde con un gesto que saca de quicio al vocalista. “Yo no tomo merca, gil, porque uso la cabeza, que es más revolucionario”, palabras más, palabras menos, cierra Mariano tras varios minutos de tenso ida y vuelta. Con razón o sin razón, esa es la esencia del guitarrista, que en recitales de antaño ya ha reclamado por el cese de escupitajos y bengalas en los shows.

Los ánimos se calman y el repaso por 27 años de trayectoria va llegando a su fin mientras pasan Chicos y Perros, Espadas y Serpientes y Donde las águilas se atreven. Tras ese himno indestructible, Leo hace caso a los reclamos para que cante 15 segundos-con Mariano en la batería- y luego todos a sus puestos para cerrar con No me arrepiento de este amor, un tema extraído de la bailanta que Attaque supo convertir en un clásico. Y un clásico es Attaque, aunque para algunos, esos que andan por ahí escuchando cosas más “sofisticadas”, sólo sea esa banda que se permitían escuchar en la adolescencia…

Alejandro Panfil
Fotos: Dahian Cifuentes

Más fotos ACÁ

Comments

  1. Excelente crónica. Saludos

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: