Catupecu Machu en el Vorterix: dos despedidas en tres [review]

Viernes, sábado, domingo… la gente de Catupecu Machu no paró de tocar en todo el fin de semana. Luego de sus presentaciones en Chile, Perú, EEUU y muchos de los escenarios de nuestro país, el grupo liderado por Fer Ruiz Díaz decidió despedir su último disco, El mezcal y la cobra con toda la gala que se merecía. Y ya que estamos en estas fechas en las que toda excusa es buena para celebrar, aprovecharon para despedir un 2013 que los trató de puta madre. Brandy, que no quiere perderse ninguna fiesta, estuvo en la tercera y última fecha.

Lo bueno de ir el domingo, pensé, es que no va a haber tanta gente y podré respirar; lo malo es que van a estar cansados. Bueno, le pegué sólo parcialmente a la primera. Tuvimos casi dos horas de show en continuado, dos decenas de canciones, sonido y luces impecables, y muchos momentos emotivos. La cita era a las 20.30 pero no fue sino pasadas las 21 que se oyeron los primeros acordes de Oxido, al que le siguieron Confusión y El mezcal y la cobra.

Una de las novedades que nos contaron, antes de que empezara a sonar Klimt… pintemos, es el lanzamiento del DVD que tendrá, entre otras cosas, una recopilación de los mejores temas así como otros raros y desconocidos, un libro con fotos de su historia… en fin, un recorrido audiovisual por los 20 años de música que se cumplirán el mismo día en que salga a la calle: el 19 de Abril.

Del disco que se fue, también tocaron Metrópolis nueva, Aparecen cuando bailamos, Cristalizado (tema que, según contó Fernando en una de sus intervenciones, nació de un momento íntimo de conexión con su hermano Gabriel) y Baile guerrero- golpe certero. Claro que no se olvidaron de los más viejos, como Plan B: anhelo de satisfacción, Magia veneno y Hormigas. De covers tuvimos tres: una irreconocible versión de Persiana Americana, casi terminando la noche Hechizo de Héroes del Silencio. Unos minutos antes, Macabre se puso punk con el clásico Blitzkrieg bop. ¡Esa sí que no me la esperaba! Aunque esté un poco trillada, siempre, siempre es una delicia escucharla.

Si hay algo para criticar son los largos monólogos de Fernando. Yo soy de las que está a favor de la interacción de la banda con los fans, pero cuando entre tema y tema pasan más de 5 minutos de monólogo, me corta la inspiración. De todas maneras, son cuestiones de gusto, claro está. El público, ese que los sigue desde siempre adonde sea que vayan, estaba encantado de escuchar las anécdotas, los recuerdos y los anhelos del, al parecer, único portavoz del grupo.

Esto es una nota marginal porque, en definitiva, la noche fue una verdadera fiesta y esto es indiscutible. Se dejaron todo ahí arriba. Es más, guardaron para el final esos temas por los que rápidamente se hicieron “semi populares”: Dale! y, para irnos contentos a casa, Y lo que quiero es que pises sin el suelo.

Muy agradecidos ellos, muy agradecida su gente. ¿Qué más se puede pedir?

Cronista: Yoapocap
Fotos: Santi Sombra

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: