Gilby Clarke en The Roxy Live: ¡está bien! [review]

Kings of Chaos, además de ser un juego de video, es la banda que formaron Slash, Duff McKagan, Matt Sorum, Gilby Clarke (Guns n’ Roses, por si alguien estaba con resaca), Corey Taylor (Stone Sour, Slipknot), Glenn Hughes (Trapeze, Deep Purple), Joe Elliot (Def Leppard), Steve Stevens (guitarrista de, entre otros, Michael Jackson, Vince Neil y Billy Idol) y Myles Kennedy (vocalista de la última gira de Slash). Esta bandita es básicamente una banda de covers. Esto significa que tenés la oportunidad de volver a oír los temas de todas las bandas a las que pertenecieron y más, en vivo y tocadas por sus propietarios originales: nada mal. Pero por ahora no en Argentina. Se presentan, sin embargo, en Asunción del Paraguay, en Paraguay, el próximo 27 de noviembre en el marco del Personal Fest. Escuché en el baño de damas que un grupo de doncellas se va al show en bondi. Marcador negro en mano, asumo.

Y ya que venían en dirección sur del sur, el Chino de MTS y bajista de Coverheads (banda de la casa de las fiestas Glamnation) se da el gusto de arreglar con Gilby Clarke para que pase unos días en Buenos Aires y hacer unas versiones de clásicos en el Roxy Live. Y está claro que a Gilby no le cuesta, porque viene todos los años; debe ser fanático del dulce de leche…

¿Qué quieren que les diga, que suena genial? ¿Quieren leer que Gilby es un gran guitarrista y que el show es bueno? No puedo; no les puedo; no me puedo; no se pueden seguir engañando. Gilby toca más o menos y sus solos son un desastre. Cada vez que arranca con un punteo me saca una sonrisa de compasión y pienso que debe haber sido muy amigo de alguien para haber formado parte de GNR. Pero seamos sinceros: no fuimos a buscar a un músico impecable, original, virtuoso. Y le cantaría con ternura el famoso “now and then when I see [your] face [you] take me away to that special place, and if I’d stare too long, I’d probably break down and cry”, porque voy buscando ese sonido, esa magia, revivir el River del 92 o del 93 cuando corría al kiosco de revistas a buscar mi número de la Pelo o el fanzine del club de fans de GNR. Vamos todos lookeados como si el tiempo no hubiera pasado a buscar un punto estático y pretérito que nos llenaba de pasión, de dudas y de alegría. Y sonrío con total devoción cuando lo veo llegar al Roxy a tocar con los Coverheads y me acuerdo de la marea de gente entrando al Monumental y lagrimear ante un acústico perfecto, en el lugar perfecto y en el momento perfecto.

Arrancó la noche con Wasn’t Yesterday Great del disco “The Hangover”, como si me diera la razón. Ahí nomás le dedica Motorcycle Cowboys (“99 Live”) a los Hell Angels de Argentina. De “Pawnshop Guitars” hizo Black, Dead Flowers (que para muchos ya es un tema de él), Cure me…Or Kill me y Tijuana Jail. Del disco “Swag” estuvieron presentes Under the Gun casi al principio y Alien casi al final. Mezcla covers como It’s only Rock n’ Roll de los Stones, y Diamond dogs de David Bowie, más un tema de Supernova, Be Yourself. Y los infaltables del repertorio gunner: It’s so Easy, Knocking on Heaven’s Doors y Sweet Child o’ Mine para despedirse. Pero no sin antes bancársela solo con la guitarra y cantar Wild Horses (también Rolling Stones), otro tunel del tiempo que me permite sólo escuchar la voz rasposa de Axl. La sonrisa tatuada del Chino a lo largo de todo el show es más que elocuente y es contagiosa.

Tengo que admitir que cuando suenan los mismos temas de siempre de Guns estoy al borde de irme. Ya no puedo escuchar más Knocking on heavens (que, by the way, ni era de los Roses – aunque es discutible) y mucho menos Sweet Child. Deben ser los temas más baratos de tocar, o los únicos que Axl no se apropió. No se entiende que viniendo todos los años no pueda hacer algo más, un Get in the ring, un Coma, no sé, ¡ALGO! A su favor, seguro que hace los temas que puede ensayar fácilmente y en poco tiempo con una banda que no es la suya. Ponele.

Abrió la noche, a eso de las 20:45 hs., una banda que sonó mil veces mejor que el acto principal. Bigger promocionó su disco “Humano” y llamó la atención de muchos. Headbanging al palo, roquerísimos, medio grunge, medio stoner y siempre hard rock, dieron un show más que interesante. Son un grupo de músicos lleno de recursos, bien usados, no le falta ni le sobra nada, excepto onda. Están dando vueltas desde el 2006 (era un Power trío y ahora están estrenando formato) y evidentemente con éste, su tercer disco, llegaron para quedarse. Me quedo con el cabezazo que me dio el cantante (Luciano Villacé) cuando lo saludé y felicité por el show: el tipo practica el headbanging hasta cuando te tira un beso.

Cierro: Después de todo lo que la realidad me impone que comente de las actuaciones de la noche ¿Vuelvo al show de Gilby del año que viene? OBVIO: It’s only rock n’ roll but I like it.

Texto: MissBoa
Fotos: Andrés Carrizosa

Comments

  1. ¡Qué bueno tener cronistas sincerxs, loco! eso de andar chupando medias sólo por ser famosos o extranjeros ya no da. Nueva generación de periodismo musical con Miss Boa al frente. Es la que va!

Trackbacks

  1. […] Reseña de Bigger por Brandy con caramelos | noviembre 2013: […]

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: