John Waters: Mis modelos de conducta

tapa retro original cvs“Estoy tan cansado de escribir ‘cineasta de culto’ en mi declaración jurada. Si tan solo pudiese escribir ‘líder de culto’ sería finalmente feliz. ¿Vendrían a un peregrinaje espiritual conmigo? A Baltimore, naturalmente”
(Líder de culto, p. 255)

A quién no le gustaría ser John Waters y tener una vida fabulosa cuyo reino y castillo rigen sobre lo ordinario. Cuando uno va al psicólogo, debería recibir un pequeño formato basado en Mis modelos de conducta y ver si logramos explicar nuestra esencia a través de la mala influencia de terceros en únicamente diez capítulos. En las propias palabras de Waters, hacerse cineasta de culto requiere una anti formación académica, especialmente cuando uno se dedicó a comer LSD durante la universidad. Para el director de Baltimore, su breve paso por NYU fue el trampolín necesario para volver a casa y filmar las películas que le meten anabólicos a la vida de los vecinos de junto y le presentan al espectador el Estados Unidos idealmente sucio y distorsionado a través del cual John Waters ha sabido expresarse como el mejor pintor de lo grotesco: el tumor de lo bello.

Una narrativa sencilla y llena de referencias regalan al lector una radiografía de Waters más allá de la lente cinematográfica. Sus inspiraciones e influencias nos hablan de un adicto a los libros (8,425 al momento de escribir el propio), melómano, comprador de arte contemporáneo y entusiasta de la moda de segunda mano, pero fanático de la alta costura que la emula. La sensibilidad con la que John Waters habla de sus gustos dibuja capítulo a capítulo la biografía de un hombre de Baltimore que transgredió a través de su propia cultura, siendo un buen amigo y coleccionista de sus propias obsesiones. Quien conoce su trabajo, sabe que a Waters no se le piensa solo, sino muy acompañado, y este libro funciona como un anotador al pie de algunos de sus personajes más conocidos, de otros que no tanto, pero todos parte del Dreamland del autor.

Aunque la traducción de Pablo Marín logra hacer justicia a un sinnúmero de referencias complejas y en varias ocasiones del submundo estadounidense, se mantiene una punzada constante en el estómago por la necesidad de leer este libro en inglés. Más allá de la redacción original, la pluma de Waters aparece brevemente en el capítulo ‘Compañeros de hogar’, y su fantástica verborrea refleja una coherencia que genera tanto morbo que la presencia de este hombre-monografía de la cultura pop anula todo lo que pueda decirse en español.

La generación de la autobiografía a través de las obsesiones permite que capítulo a capítulo uno comprenda la sensibilidad de un autor con una vida lo suficientemente pública y documentada como para encontrar cualquiera de sus referencias en Internet. Con una vida así de abierta, se convierte en casi un secreto conocer un poco más de sus modelos de conducta como, por ejemplo, su historia con Leslie Van Houten, a quien visita en la cárcel y defiende a capa y espada con argumentos y declaraciones de primera mano de una de las participantes a uno de los crímenes más pop y sangrientos de la historia. En otro momento, el culto del Líder de Culto hacia Rei Kawakubo, fundadora de Comme des Garçons, muestra al lector un análisis al borde del fanatismo sobre cómo el cineasta encontró en la moda la misma deconstrucción de la belleza que él refleja en el cine.

John WatersLa recomendación que textualmente deja este libro es que no hay que leer por placer, sino para hacerse más inteligente y menos juicioso; mucho más apto para comprender el comportamiento enfermo de las amistades o, mejor aún, el propio. Por lo que haciéndole caso a uno de tantos Líderes de Culto, lee a Waters, léelo, antes de que se termine, al menos para meterle anabólicos a tu inteligencia… o aunque sea para saber cómo se cuida ese bigote.

Denisse Espejel
@DeEspejel

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: