Rock motherfucker! Rob Zombie en Argentina [review]

Y una noche de frío polar en la costanera, disfrutamos del calor de las puertas del infierno…

Al menos esa fue la sensación que tuve cuando veía los videos que se proyectaban detrás de Rob mientras cantaba Superbeast. De hecho, el show entero pareció una especie de film siniestro, pero en el mejor de los sentidos: el del horror rock.

La cita fue en el Mandarine Park, un lugar que me recordó mucho al predio del Club Ciudad, alejado de la civilización, rodeado de tiendas de comida, merchandising, un sector VIP de Vorterix que parecía el de Cocodrilo y con un llamativo tráfico aéreo (cuyo sonido, por suerte, quedó tapado por completo por el de la música). Ahí, 8.000 personas fuimos concentrándonos mientras Eva y Bloodparade hacían sus presentaciones. Respecto de estas dos bandas, sólo puedo decir que la primera no ofreció nada nuevo a los oídos [NdE: ¿Acaso Rob Zombie sí?] pero tampoco les hizo daño, y sobre la segunda, que quizá tenga una oportunidad con un disco de estudio, habría que escuchar…

El plato fuerte, caliente y picante, se sirvió pasadas las 20.30 con Teenage Nosferatu Pussy I am the sickness, I am the quickness, I am a virgin dying in the spring” [Soy la enfermedad, soy la rapidez, soy una virgen muriendo en primavera]. Rob Zombie, Ginger Fish, John 5 y Piggy D salieron al escenario con unos atuendos apocalípticos en medio de luces rojas y respaldados por fragmentos del clásico del cine de terror Nosferatu. Nosotros boquiabiertos, ellos increíbles.

Tres tarimas formaban parte de la escenografía, en las que los músicos se subían, bajaban, saltaban de una a otra con toda la naturalidad de los demonios. Posando para las fotos, sabiéndose impunemente demenciales. De hecho, cuando saqué por un momento la vista del escenario y miré una de las pantallas laterales, tuve la certeza de estar viendo un video filmado en algún estudio hollywoodense abandonado.  Eso sí, nada de efectos especiales. ¿Para qué si con ellos mismos alcanzaba?

Entre los clásicos de White Zombie escuchamos Super- Charger Heaven y More Human Than Human. Entre los clásicos de Metallica, los dos primeros versos de Enter Sandman. Está bien, fue una broma que quedó aplastada por Thunder Kiss 65, este sí cover  de su ex banda, pero la verdad es que me quedé con ganas de que terminaran la canción, realmente estaban sonando mejor que James Hetfield y los suyos la última vez que los vi.

Luego de los gritos finales de We’re an american band, “wooo, wooo….” tuvimos la primera muestra de virtuosismo individual de la mano de Ginger Fish: una ejecución desenfrenada pero precisa, digna de marcarle el ritmo al más dionisíaco de los ditirambos. El otro solo fue el de guitarra (¿no es acaso un protocolo del metal?) que parecía no querer acabar nunca con ese punteo enfermo. Incluso dio la sensación de que John 5 estaba feliz, lo que le dio al momento un efecto más enfermo aún. “I speak the truth, I dare not tell a lie,” [Digo la verdad, no me atrevo a decir una mentira], las palabras que inician Lords of Salem, el tema que siguió, bien podrían ser usadas para confirmar mi apreciación.

Los bailes espásticos y, a su manera, sensuales de Rob merecen un renglón aparte. Esperaba encontrarme con un artista ensimismado en su extravagancia, más o menos como Maynard Keenan en la presentación que hizo A Perfect Circle en nuestro país en Abril. Celebro que no haya sido así. De hecho, me sorprendió para bien que el oscuro artista haya interactuado de buena gana con un público no tan eufórico como de costumbre (no quiero ser alarmista, pero creo que el frío entumeció las manos de muchos). Una única crítica: no era necesario ponerse la camiseta de Argentina y terminar el show con la bandera. Esa muestra de demagogia fácil fue decididamente un coitus interruptus a la fantasía que tanto se habían esmerado en crear durante esa hora y media de espectáculo que estábamos dejando atrás.

Y esto va para casi todos los artistas extranjeros, (eximo a algunas bandas que han demostrado tener un vínculo genuino con nuestro país, como Die Toten Hosen): basta de ponerse la camiseta de Argentina, o del país que fuere, para agradar a un público que ya los quiere. ¿Acaso el precio cada vez más elevado de las entradas que seguimos pagando con devoción no es una muestra de aprecio suficiente?

Fuera de ese tropezón, todo lo demás estuvo impresionante. Por ejemplo, Meet the Creeper y House of 1000 corpses una atrás de la otra. Si seguimos hablamos en términos sexuales, debo decir que esos siete minutos fueron claramente el orgasmo. “I see the dead in your eyes. I transform in the skies. Stabbing out the city’s crowd, like a dagger falling on your baby” [Veo los muertos en tus ojos. Me transformo en los cielos. Apuñalando a la muchedumbre de la ciudad como una daga cayendo sobre tu bebé] mientras una y otra vez  Charles Manson y sus chicas obedientes aparecen en pantalla gigante. “The devil’s laughing in your face, give me another taste, yeah” [El diablo se está riendo en tu cara, me da otro sabor…] con el capitán Spaulding sonriéndonos. ¡Oh, fucking yeah! El aquelarre cerraba lentamente su círculo con la rítmica cadencia de Dead City Radio and the New Gods of Supertown.

Y así como nosotros fuimos saliendo poco a poco del limbo con los últimos acordes de Dragula en la cabeza, les dejo acá el audio para que se lo pongan de fondo mientras terminan de leer la nota, mirar las fotos y preguntarse: ¿cómo fue qué me lo perdí?

Texto: Yoapocap

Fotos: Andrés Carrizosa

Comments

  1. Me permito contestar la NdE: sí y no. Es decir, es cierto que Rob está haciendo lo mismo desde hace años y que es lo que hacía con otros, pero también hay que reconocer que es parte de un estilo que ayudó sino a crear, al menos a afirmar. Las mezclas, las letras, la estética hacen un combo que lleva un sello propio, incluso dentro del conjunto más amplio del Heavy o del horror rock. La gente de Eva, en cambio, simplemente sonaban como una banda de heavy más. Tampoco es que esté mal, pero creo que no aportó nada. Eran lo que Expulsados es al punk rock, sólo que ni siquiera tenían una inspiración explícita como estos últimos tienen a The Ramones. Sé que en definitiva gustos son gustos, pero hay elementos que están o no. Bloodparade, en cambio, si bien no fue: “oh dios, nunca escuché esto, debe ser un nuevo género” tuvo momentos genuinos.

  2. Cómo me lo perdí!????????

  3. Pensar que este loco iba a tocar en el Monster 99, en River, con Metallica, Sepultura y Marilyn Manson. Y después terminó siendo las dos primeras más Almafuerte y Catupecu Machu…

  4. Ahí sí!! ¿Cómo fue que nos lo perdimos? Qué pasó en el ’99? No, mejor dejémoslo ahí jeje

  5. Estuvo muy bueno el recital, faltó un poco la gente, pocas personas y el frío de costanera no ayudó para que se sienta el calor tribunero argentino, pese a que en vorterix decían que estaba lleno el lugar y que había hasta sexo en los baños químicos, el lugar es chico también, se merecía mas RZ de un público que hace pogo hasta con Madonna y Britney Spears. Después no se si le cayó bien del todo la gente a Rob, lo de Enter the sandman, fue cuando Zombie le ofreció al público tocar canciones a pedido y como los de adelante no sabían que decir (ni se les ocurrió un Electric Head o Planet motherfucker o un black sunshine etc) , le dijo al violero elegí vos y arranco con el riff del tema de metallica; luego lo cortó y le dió al clásico Thunder kiss 65. Lo mismo se puso la celeste y blanca, mas demagogia de artistas extranjeros.

  6. My Rob!… Estuvo en casa… me hizo un show privado, con payaso y todo…. fuera de joda, quiero morir. … Gracias por el detallado relato de lo que pudo haber sido la noche de mi vida.

  7. Gracias gracias gracias!!!!!! Me encanto tu nota!!!!!!!!!! Estube en la valla frente a Piggy D y toque a Rob! hasta el dia de hoy todavia estoy re idiota y extremadamente feliz!!!!!! uno de los mejores shows que tube el gusto de presenciar con mis amigos y que ademas fue un regalo que me hizo mi novio! Ojala vuelvan!!!!!!!!

  8. la nota es mas que precisa,fue exacto lo que paso,y lo mismo que pienso yo,y a lo mejor muchos.Se merecia mas gente,la gente medio timida o entumesida,( como yo),la oportunidad que se perdieron de pedir un tema,yo hubier gritado What?!,pero no se COMO a alguien se le ocurrio perdir una can cion de Metalica,igual si el no hubiera querido NO lo hubiera hecho..Lo de la camiseta,me sorprendio,y pienso no era necesario..quien es el que les dice a las bandas ? Igual,el es un tipo de caracter, y lo que mas me gusto es que a pesar de no haber sido tantos,el lugar tampoco daba para mucho mas,toco igual para 7000 como para 70.000 es el mismo show de USA,sin los chiches.Me encanto y espero que vuelva !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 😀

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: