Cannibal Corpse y otra noche sangrienta en Buenos Aires [review]

“¡¿Vais a poner heavy?!”, preguntaba asombrado el Profesor Cavan y recibía una rápida y correctiva respuesta de Jose Mari: “No, death metal, que no es lo mismo”. Claro que no es lo mismo y tiene razón el personaje principal de El Día de la Bestia, uno de los films más metaleros que se hayan conocido en el mercado hispano parlante. Y esa gran diferencia entre el heavy clásico y maidenesco y el death la pudieron comprobar una vez más todos los que se acercaron al Teatro Vorterix para ver a uno de los máximos exponentes del género, ni más ni menos que los Cannibal Corpse, banda formada en Búfalo allá por 1988 y que este año está cumpliendo un cuarto de siglo girando y girando por todo el mundo.

El “Oh, soy Cannibal, es un sentimiento, no puedo parar” suena un tanto bizarro y peligroso, pero al acumularse minutos de riffs, machaques y líricas sangrientas, uno va atando cabos hasta comprender que el cantito sale del corazón y que no tiene ningún tipo de intención antropofágica. A la segunda vez del típico cantito argento para seducir a toda banda extranjera, George Corpsegrinder Fisher, el cantante que reemplazó a Chris Barnes cuando éste se abrió para formar Six Feet Under, devuelve un “ustedes son el mejor público que haya visto, y saben que no ando mintiendo”. Y claro, todos contentos.

La banda, para variar, suena de los mil demonios y lleva adelante una propuesta que en ningún momento de estos 25 años corrió el riesgo de ser aggiornada ante los nuevos sonidos. Las melodías se las dejan para Muse o los Strokes ¡porque esto es death metal! Y esa lealtad al género por el que se los conoció es bien retribuida con el pogo sostenido y el agite de cabelleras sudadas.

Ante un Vorterix bastante completito pasan, entre otras románticas (?) y sangrientas piezas, A skull full of maggots, Addicted to vaginal skin, Make them suffer y Stripped, raped and strangled.

Luego de casi dos horas, la experiencia caníbal se despide de Buenos Aires hasta una nueva y sangrienta ocasión.

Alejandro Panfil

Fotos: Santi Sombra

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: