Después del Rock. Simon Reynolds

 Print                  “Pero en el fondo, bien adentro de mi corazón, todavía pienso que la escritura de rock debería ser como cuando yo era joven. Debería ser ferviente, encendida, ridículamente polarizada en sus juicios; arriesgarse hasta el absurdo por tomar las cosas tan en serio; debería embriagarse con su propio poder (¿de qué otro modo podía tener la esperanza de intoxicar al lector?)

Reynolds, S., Introducción

Después del rock. Psicodelia, postpunk, electrónica y otras revoluciones inconclusas es una compilación de artículos periodísticos del célebre crítico de música Simon Reynolds. Para quien no lo conozca, podríamos decir someramente que Reynolds ha comenzado sus días escribiendo para Melody Maker allá por los ’70, y que pasó por The New York Times, The Guardian, Rolling Stone y The Observer entre otros. El título del libro no es casual, ya que él ha sido, nada más ni nada menos, quien ha fijado en la cultura musical el término “post-rock”.

Cuando me propuse comenzar a escribir la reseña de este libro, me di cuenta de que muchos de los apuntes que tomé mientras lo leía, tenían que ver con un elogio al autor más que con la crítica del libro. Bueno, intentaré equilibrar mis comentarios.

Lo primero que nos encontramos es el prólogo de Pablo Schanton (algo así como nuestro equivalente argento). Sin desmerecer su labor, en este caso particularmente, sugiero dejar el prólogo para el final, si es que cuando se termina el libro aún se tienen ganas de seguir leyendo. Es que Pablo realiza una especie de recorrido crítico- propagandístico por la carrera periodística de Reynolds, usando y abusando de citas filosóficas, e incluyendo tanta información que, por momentos, le sacan fluidez a la lectura. Con ello no quiero decir que sea malo, sino que el estilo barroco desentona con el resto de lo que vamos a encontrar en las páginas siguientes. ¿Y con qué nos vamos a encontrar? Exactamente con una introducción, catorce artículos y una entrevista. Vamos, entonces, por partes.

La introducción es algo así como una pequeña autobiografía de Reynolds publicada en el 2006, y centrada en los primeros años de su carrera. Allí nos cuenta no sólo los avatares de la prensa musical inglesa de finales de los ’70 y comienzos de los ’80, sino también sus experiencias de aquella época y algunas sensaciones más recientes.

Después tenemos esos artículos que con muy buen criterio seleccionó Schanton, y que decidió no ordenar de manera cronológica. Si bien no hay un hilo conductor ni explícito ni obvio, creo que puede leerse una “historia” progresiva desde el nacimiento del post-rock hasta la relativa muerte del under. Así, encontramos al comienzo, por ejemplo, el artículo El sueño imposible: situacionismo y pop (1988), que nos habla de las estrategias buscadas (algunas exitosas, otras fallidas) por los ideólogos del mundo musical para generar nuevos caminos, nuevos modos. Un lúcido contraste entre Mc Laren, los Vermorel y los intentos de reinvención del mercado: “1976: EMI es realmente embaucada [por los Sex Pistols]. 1986: EMI extrae ganancias del montaje del espectáculo de ser embaucada [supuestamente por Sigue Sigue Sputnik]. El capitalismo orquesta su propia crisis para renovarse a sí mismo, económica y culturalmente”.

Promediando el libro, podemos leer Navegar entre estrellas. Cosmic rock (1994), artículo que habla tanto de la música de corte meditativo en la línea zen, ingresado al rock gracias a las ideas de John Cage, como del intento de regresión uterina de Hendrix; tanto de algunas llamativas insistencias acuáticas de la escena contracultural de finales de los ’60, como la fijación que se esconde en el cromatismo oceánico de los arreglos de Pink Floyd. En resumen, un pequeño tratado de crítica musical al estilo freudiano, un análisis psicológico de la psicodelia setentista que resulta exquisito, y cuya conclusión es… ¿esperable?: “La trascendencia colectiva del principio de realidad se ha convertido, con la atomización de la comunidad hippie, en una fuga de realidad que niega la vida. El Edén de la psicodelia, aislado y estéril, se ha trasformado en una isla desierta”.

Y llegando al final (uno de los artículos que, personalmente, más me gustó), está ¿Se terminó el underground? (2009). A partir de una conversación de tres adolescentes oída al pasar, Reynolds se pregunta por los derroteros que ha seguido no sólo el concepto teórico del under, sino también por las prácticas concretas de quienes se aferran al “anhelo de intimidad cultural”, a la “necesidad de estar al tanto de lo que otros no conocen”. Y ello, frente a la democratización del contenido que suponen la web y los mass media.

 Husker du¿Cómo incluir a Samuel Beckett, los Beastie Boys, Michael Jackson y Hüsker en un mismo artículo, sin que parezca un desvarío? Enterate leyendo Los poderes del horror. Ruido (1987). ¿A vos se tu hubiera ocurrido preguntarte no por el cambio de la música pop, sino el por qué es necesario que el pop cambie? A mí no, y mucho menos en Navidad, leyendo una nota sobre eventos “que sacudieron al mundo del pop durante los últimos doce meses”, como cuenta Reynolds que le sucedió en el 2006, en su artículo El agotamiento de la innovación: la música pop en la primera década del siglo XXI (2008).

Finalmente, tenemos la entrevista hecha por Schanton en el 2010 especialmente para esta edición. A lo largo de 5 preguntas muy bien formuladas (no cualquiera sabe preguntar, lo sé por experiencia), Pablo logra que Simon aclare algunos conceptos o ideas latentes en los artículos publicados. Pero también este pequeño intercambio nos deja entrever la “metacrítica”, es decir, los fundamentos que sostienen la crítica propia de Reynolds.

Si hay que buscar constantes, podríamos decir que hay dos. Por una parte, la tesis sostenida por el autor de que los movimientos hedonistas y a primera vista escapistas como el rave, el dubstep o el dream pop son, en realidad, una alternativa de construcción con contenido político que rivaliza sin problemas con el agit-pop. Por otra, el pesimismo o hastío (no sabría cómo definirlo) de Reynolds a causa del estancamiento en el que actualmente se encuentra el pop, y la esperanza que deja deslizar en más de una oportunidad de que Oriente traiga nuevos aires. O acordes…

beastie_boys_check_your_headEl mundo y la escritura de Reynolds está lleno de paradojas y referencias políticas, filosóficas, literarias… No se limita a describir un suceso, un caso. No. Tiene la capacidad de hacer un análisis contextual que va mucho más allá del evento mismo, mucho más allá de los nombres concretos y de los prácticamente miles de sub-subgéneros musicales (por cierto, en la página 211 hay un listado de varios géneros y subgéneros divididos por década de aparición que me resulta verdaderamente valioso y esclarecedor). En todo caso, el libro completo termina por ser una gran explicación. Si bien es cierto que Simon habla exclusivamente de la música europea y norteamericana (con mayor hincapié en la británica, claro está), bien puede cumplir la función de una enciclopedia musical. A lo largo de sus 231 páginas aprendí mucho más que en ciertos documentales. Incluso, es posible aprovechar el texto para entender mejor ciertos procesos relacionados directa o indirectamente con el mercado musical under (discográficas, contratos, grandes eventos, grandes estafas, promesas implícitas que nunca han de cumplirse…).

¡Ojo! También se puede, simplemente, disfrutar de una lectura rápida, ya que el hecho de que sean artículos, en su mayoría cortos, nos permite ir y venir por sus páginas, abandonarlo y retomarlo cuando y desde donde queramos. Además, la claridad con la que escribe Reynolds es envidiable. Por suerte, la traducción de Livov y Orellana logra transmitir esa simpleza.

Por lo demás, la edición es impecable, como no podía ser menos viniendo de Caja Negra. Sinceramente, no se me ocurre ni siquiera una sola razón por la cual no recomendarlo. Todo lo contrario, vale la pena tenerlo en casa, aunque sea para hojearlo de vez en cuando.

Yoapocap

Datos editoriales:

Reynolds, Simon, Después del rock. Psicodelia, postpunk, electrónica y otras revoluciones inconclusas, con prólogo de  Schanton, Pablo. Buenos Aires, Caja Negra, 2010 y 2013. Traducción de Livov, Gabriel  y Orellana, Patricio. 131 páginas.

Comments

  1. Tengo el libro con otra tapa… y ¿puede ser que no tenga el listado de géneros?

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: