El túnel, un gran libro

“Yo, por ejemplo, me caracterizo por recordar los hechos malos y, así, casi podría decir que ”todo tiempo pasado fue peor”, si no fuera porque el presente me parece tan horrible como el pasado; recuerdo tantas calamidades, tantos rostros cínicos y crueles, tantas malas acciones, que la memoria es para mí como la temerosa luz que alumbra un sórdido museo de la vergüenza”

Hace muchos años parece que Roberto Ibañez se iba a Europa y quería hacer allá un unipersonal bien de acá. Para eso eligió adaptar al teatro la novela de Sábato El túnel (1948). Esa obra se estrenó en el Centro cultural San Martín (1996) junto con Andrés Bazzalo en la puesta en escena y luego giró por Bélgica, Francia, España, Inglaterra, Bulgaria y Portugal.

La novela cuenta, a modo de confesión, la historia de un pintor porteño, Juan Pablo Castels (Ibañez en las tablas), quién asesina a la mujer que ama. Es una historia que rememora el propio asesino en una necesidad desesperada de ser comprendido, de dar explicaciones. Y el texto nos va mostrando a un personaje aislado que se va alienando de a poco ante los conflictos psicológicos que su historia le provocan. Es un hermosísimo texto de Sábato que, quien no lo haya leído aun, deben correr a buscar en su biblioteca o librería amiga. Como todo clásico es en texto que está siempre vigente, posiblemente tocando alguna fibra sensible vinculada con los debates recientes sobre el femicidio y las cuestiones de la violencia de género, tan denunciadas. A fin de cuentas podríamos pensar la relación entre nuestro hombre posmoderno, si es que la modernidad terminó, y la violencia contra las mujeres. Sábato se dispara en mil direcciones posibles con El túnel y por eso es una pieza indispensable de nuestra literatura.

¿Vale la pena ir al teatro a ver esta reposición del unipersonal? Sin dudas es una buena actuación de Ibañez pero el monólogo se hace demasiado denso y largo. Hay elementos en el original que faltan en su adaptación pero que hacen que la historia se desluzca y termine siendo la historia de un loco. Hay un devenir, una transformación que le falta al trabajo de Ibañez y  Bazzalo y que son la esencia del texto de Sábato.

Yo los invitaría a quedarse en casa y revisitar el libro que seguramente está escondido en los estantes mismos de todas nuestras casas; o ir a tomar una cervecita, previo comprar el texto en alguna feria o librería, y entregarse a la aventura, al drama existencialista y la sacudida psicológica del texto original que no tiene desperdicio.

De igual manera si quizá ya lo leyeron y releyeron miles de veces y sienten la curiosidad de esta versión tan aclamada, las funciones son los Jueves a las 20:30 hs. en el teatro El Tinglado (Mario Bravo 848, esquina Avenida Córdoba) Después nos cuentan qué les pareció.

EL TÚNEL, de Ernesto Sabato.
Actúa: Roberto Ibáñez
Versión: Roberto Ibáñez
Diseño de espacio escénico y luces: Andrés Bazzalo
Diseño Gráfico: Pedro Flores Maldonado
Prensa: Simkin & Franco
Asistencia de dirección: Santiago García Ibáñez
Dirección: Andrés Bazzalo
Temporada: 17/02/2013 al 01/05/2013

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: