Scott Weiland, caótico en el día indicado [review]

scott

Si hay algo que aprendió muy bien Scott Weiland luego de haberse hecho amigo de los ex Guns N’Roses es que se puede salir a recorrer Sudamérica como solista y tocar covers de sus propias bandas sin ponerse colorado. Y como suele suceder en estos casos, el ex Stone Temple Pilots y Velvet Revolver hizo un par de llamadas y al rato ya tenía una banda que se subiera al avión y lo acompañara en este laburito express.

“Perdón por hacerlos esperar, pero estuvimos algo ocupados, ustedes me entienden…”, se excusó Weiland mientras la banda hacía la zapada inicial. De haber llegado más o menos en el horario pautado, y no 2 horas tarde a Groove, tal vez en estas líneas habría algún que otro elogio de más, pero eso, más haber elegido músicos que no estaban a la altura de su nombre dentro del rock, hicieron que la velada tuviera un sabor agridulce: por momentos era todo emoción e ilusión al arrancar clásicos como Crackerman, Tumble in the rough o Loung fly, pero todo se diluía con una banda que llevaba a la distracción, a pensar en las partes en lugar de un todo. En eso se veía atrapado Scott, un tipo que así de reventado puede ponerse las pilas y, en 2010, luego de atravesar su propio huracán Sandy, escribir una hermosa canción como First kiss on mars.

Ya sabiendo que la cosa va a seguir en esa línea, Do it for the kids, de Velvet Revolver solo se pone bien en el estribillo, porque en el resto de la canción se nota mucho la ausencia de los arreglos de Slash y la potente base del hoy semi desocupado Dave Kushner. Hay cosas que un teclado no puede reemplazar…

Pero todos están ahí por Scott, y él, sudado a más no poder, hace sus coreografías, usa su megáfono y explica que no sabe mucho de fútbol cuando le tiran la camiseta argentina con su nombre; en su salsa se encuentra cuando canta Can’t stand me now, de su colega en eso de los excesos que es Pete Doherty.

En los bises, el cantante le pide implícitamente un esfuerzo a la banda para ganar el partido sobre la hora y lo logra con Vasoline y Unglued, que es más o menos lo mismo que jugar con 12 jugadores y el árbitro a tu favor.

Alejandro Panfil

Foto: Gentileza Dalina Arenillas

Comments

  1. si bien se q el chabon es un quemado. lo banco a muerte y no lo puedo crucificar como haria con otro cantante.

    el problema es que… como decirlo?

    estaba en un estado ‘david lee roth’ cuando le pifiaba a las letras en su buena epoca…

    y la cosa es q… el ya no esta en su buena epoca!. lo hecharon hasta de la casa…

    en fin, nose si culpar a la banda q trajo y sumarle a q ni probaron sonido,
    pero se nota q esta tocando “cierto” fondo…
    me dio verguenza ajena q le pusiera su nombre y se manche al dar a un show asi…

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: