Maquinaria Fest: Metal y Beautiful People

Si el miércoles en el estadio de River hubo un revival de los buenos 70’s, el jueves fue el momento de recordar lo bien que se la pasó en los 90’s, musicalmente hablando, que quede claro.

Quienes no estuvieron del todo convencidos de ver una vez más por estas tierras a los carapintadas pisa pollitos se ahorraron la plata y apostaron al Maquinaria Fest, en el que la primera fecha-la única que se pudo realizar hasta el momento debido a la lluvia caída el viernes-les ofrecería un cierre bien noisy con Malón, Marilyn Manson y Slayer, no sin antes ver Cavalera Conspiracy, Stone Sour y Mastodon.

Yendo al menú principal de la noche, Malón-las tres cuartas partes de Hermética, mal que le pese al amigo Iorio-sacó a relucir todo su heavy metal criollo, con el machaque y los solos fuera de escala típicos del querido Tano Romano, la bata doble bombo de Pato Strunz, la sólida base de Karlos Cuadrado, en bajo, y el carisma de un Claudio O’Connor que recurrió mucho al machete para acordarse las letras.

El repertorio del cuarteto, que esta vez no sonó del todo ajustado, incluyó piezas de colección como Malón mestizo, Síntoma de la infección y Gatillo fácil, y los clásicos de Hermética, como Traición, Tu eres su seguridad y Soy de la esquina. Aplausos merecidos por ponerle garra a la jornada, y a otra cosa.

Como la organización decidió poner los dos escenarios uno al lado del otro no hubo que desplazarse demasiado para ver a Marilyn Manson, que con puntualidad de festival salió a escena a entregar una lista con trece temas muy pero muy efectivos. Hey, cruel world marcó el comienzo de un set que incluiría también a Mobsene y The Dope Show, como también Personal Jesus, de Depeche Mode, y Sweet Dreams (are made of this), que mejoró en un cien por ciento a la horrible versión original compuesta por Eurythmics. Para el final, el Reverendo se despachó con Antichrist Superstar y The Beautiful People. Y toda la gente linda que en el famoso 8N se acercó hasta GEBA se lo agradeció con una ovación.

Cerrando una jornada eterna salió a escena Slayer, la banda del chileno Tom Araya, para entregar todo lo que se añora de sus colegas de Metallica: thrash acelerado que te taladra el cerebro para que no tengas necesidad de escuchar música durante dos semanas.

La banda que también tiene como ícono al pelado Kerry King, en guitarra, levantó el volumen y tuvo a disposición el mejor sonido posible en toda la primera fecha del Maquinaria. Así, arrancaron con World painted blood y mecharían con Chemical warfare y Jesus saves. Antes de los bises, vino el clásico y polémico Angel of Death. ¿Metal querías? Ahí lo tenés!

Luego de Dead skin mask, llegó el cierre bien arriba con otra reliquia, Raining blood. Slayer, uno de los Big Four del thrash metal, estuvo a la altura de las circunstancias, por si alguien lo dudaba.

(La segunda jornada del Maquinaria Fest fue suspendida debido al mal tiempo)

Alejandro Panfil

Dejá tu mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: